Atención Psicosocial en el Medio Residencial

La intervención psicosocial se enmarca dentro del plan de cuidados propuesto por el equipo interdisciplinar. Dentro de

 esta área de atención podemos distinguir dos apartados, a saber, la atención psicológica y la animación sociocultural,

 que pasamos a desarrollar.  Esbozamos el área correspondiente al trabajador social.

La incorporación del psicólogo en el  ámbito residencial persigue cumplir los siguientes objetivos:
Mayor exactitud diagnóstica en  patología mental
Intervención en trastornos conductuales en personas mayores
Formación en habilidades personales en auxiliares y manejo de las alteraciones conductuales
Programas de atención a familiares
Programas dirigidos al personal cuidador
Tratamiento no farmacológico del deterioro cognitivo
Coordinación de los programas de formación continuada en el centro

ATENCIÓN PSICOLÓGICA

El psicólogo es el encargado de realizar, gestionar y supervisar las intervenciones y valoraciones que le competen. La

implicación del psicólogo no va dirigida únicamente hacia el residente sino que también alcanza a la familia y al personal

cuidador. Realizado por personal altamente cualificado en las alteraciones psicológicas que se dan en la vejez, así como

en la valoración cognitiva y en la realización de programas ad-hoc. La atención psicológica va dirigida a la:

Detección de estados depresivos.

  Realizados por profesionales expertos en el análisis de las alteraciones de conducta y de los estados depresivos que se dan en la vejez y que cursan con manifestaciones propias y diferenciadas de las que se dan en otras etapas de la vida.

Terapia no farmacológica en estados de ánimo depresivos

  Una vez detectado el síndrome depresivo se trabaja en psicoterapia con la persona. Está demostrado que la combinación de las terapias farmacológicas y de psicoterapia reducen la duración del estado de ánimo depresivo.

Detección del deterioro cognitivo

  Contamos con profesionales expertos en la detección del deterioro cognitivo en fases iniciales y en el análisis de este deterioro que nos permite realizar un adecuado diagnóstico de demencia. Este diagnóstico precoz del síndrome demencial posibilita un  tratamiento precoz, con lo que se reducen las alteraciones conductuales, una educación precoz del personal que trata con el enfermo y una adecuada información a la familia. 

Exploraciones neuropsicológicas

  Acorde a lo dicho en el párrafo anterior, realizamos exploraciones del estado cognitivo a las personas diagnosticadas de demencia. Estas exploraciones cumplen dos funciones: por un lado, evaluar la progresión del deterioro y por otro, informar adecuadamente a los profesionales sanitarios ( neurólogos, geriatras ) que llevan el seguimiento de este enfermo.

  Empleamos los mismos instrumentos de medida que los que emplean otros profesionales sanitarios por lo que incrementamos la agilidad de la atención y de la derivación a otros profesionales.

  También se realizan exploraciones a aquellas personas con sospecha de deterioro o con factores de riesgo de deterioro cognitivo.

Formación en manejo de las alteraciones conductuales

  El conocimiento de las alteraciones conductuales propias de la demencia y de la patología mental posibilita una adecuada formación al personal que trabaja con el enfermo lo que redunda en un adecuado manejo y en una menor utilización de los servicios sanitarios.

Programas de estimulación cognitiva

  Adecuados al nivel cognitivo de cada persona.

PROGRAMAS DE ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL

Los programas de animación sociocultural tienen como objetivo la interacción de la persona con el grupo al que

pertenece y con la sociedad que le rodea.

En el medio residencial estos objetivos se caracterizarán por promover la participación en las actividades que se

programen dentro de la residencia y fuera de la residencia.

Las actividades son de carácter lúdico y permiten a la persona interactuar con el resto de residentes y salir del medio

 residencial e interactuar con la sociedad. De esta manera se intenta conseguir que el ocio no sea una actividad vacía

sino una fuente de satisfacción y de realización de la persona.

Dirigidos por personas expertas en la animación sociocultural dentro del ámbito residencial.

La animación sociocultural en el medio residencial persigue como objetivos:

Mantener la independencia de la persona en la realización de las actividades de la vida diaria.
Encontrarse con el mundo exterior.
Satisfacer las necesidades gustativas.
Acometer roles sociales.
Pertenecer a un grupo social y a una cultura.
Aportar un bienestar físico y psicológico.
Encontrar sus raíces y reforzar su identidad.
Adquirir conocimientos y desarrollar su cultura.
Luchar contra el aislamiento y el encierro en uno mismo.
Satisfacer la necesidad de divertirse.
Crear una imagen de sí positiva
Educar para favorecer el mantenimiento de la salud.
Dar confianza en las posibilidades de la persona.

Las actividades que se programan para conseguir los objetivos son las siguientes

1.- Grupos de conversación-prensa

     A través de estos grupos se pretende favorecer y/o mantener la comunicación entre las personas mayores y entre las

     personas mayores y el personal.

     Dentro de los grupos de conversación se incluye una actividad que consiste en leer la prensa diaria y comentar las

     noticias, discutir sobre ellas y dar el punto de vista de cada uno de los participantes

2.- Manualidades

      Estas actividades se orientan a estimular las capacidades sensoriales, mentales y motrices a través del apoyo de las

       técnicas artísticas. Actúa en 2 niveles. En primer lugar, es un modo de expresión individual y en segundo lugar, un

       modo de comunicación y de expresión y por tanto de apertura hacia el diálogo

3) Taller de música

    Con esta actividad se pretende facilitar la comunicación, estimular la actividad y mejorar las posibilidades relacionales.

    También nos puede servir para la relajación, la estimulación, identificación con la música y restauración del lenguaje

4) Video-forum

     Dentro de éste espacio se pueden incluir tanto películas, documentales, programas de televisión y radio

5) Actividades lúdicas.

     Podemos incluir dentro de esta categoría algunas actividades como los juegos de mesa (cartas, parchís, dominó).

6) Salidas y excursiones.

     Se intentará organizar salidas que satisfagan los deseos y motivaciones de los residentes y que a la vez les permitan

     guardar contacto con lo que sucede en el entorno

7) Celebración de los cumpleaños de los residentes

8) Celebraciones de las fiestas anuales

     Todas estas actividades están programadas de antemano para posibilitar la adecuada organización y participación de

      los residentes.

 

TRABAJO SOCIAL

Las intervenciones que se programan van dirigidas a obtener el máximo bienestar social del residente, manteniendo una

interacción continuada con su familia y con los profesionales del centro.

Este trabajo tiene como áreas principales de desarrollo las siguientes; valoración de preingreso, colaboración en el

desarrollo del PAI ( Plan de atención individualizada ), facilitar la resolución de las necesidades sociales y familiares,

participación en el equipo interdisciplinar, atención continuada durante su estancia, atención en el deceso.